¿Por qué es más fácil falsificar un documento en papel que uno electrónico?

La firma electrónica es solo el comienzo de muchas herramientas para abogados.

Ponte a pensar cómo era trabajar sin una computadora o sin poder utilizar el Internet.

Los abogados tenían que comprar todas sus fuentes de información y guardarlas ordenadamente en un librero para poder encontrar la información más rápido.

Si querías consultar un documento en específico, olvídate de hacer ctrl + f, en esa época tenías que ir personalmente al archivero y analizar los documentos página por página.

Si le pides a un millennial trabajar así, te va a contestar que es imposible.

firma  electrónica

Necesitamos trabajar más rápido para ser competitivos

Si comparamos la forma de trabajar de hace 30 años a la fecha, la velocidad con la que necesitamos trabajar ahora es mucho mayor para poder mantenernos competitivos.

Hoy en día, contamos con herramientas que nos permiten tener acceso a información de cualquier lugar del mundo de forma inmediata.

Podemos comunicarnos y compartir información con cualquier persona del mundo al instante.

Además, podemos almacenar todos nuestros documentos importantes de manera digital y consultarnos en cualquier parte del mundo haciendo un clic desde nuestro celular.

Los abogados no somos famosos por ser muy tecnológicos

Cuando recordamos cómo era la vida antes de que existieran las computadoras, smartphones y el internet, parece que estuviéramos hablando del paleolítico.

La era digital nos permite operar de una manera más eficiente, sin tener que utilizar papel.

No obstante, existe un sector que aun no ha aprovechado al 100% los beneficios de poder trabajar de manera digital: la industria legal.

La profesión del abogado ha sido muy descuidada en cuanto a nuevas tecnologías.

abogado tecnología

Los abogados somos el cuello de botella de cualquier operación

Esto se  debe a que no podemos mantener el mismo ritmo de trabajo que otras áreas que sí cuentan con softwares a su medida.

Ok, la gran mayoría de los abogados ya utilizamos bases de datos en línea para hacer investigaciones.

Ya no tenemos que tener una biblioteca física con todas las fuentes legales impresas.

Esto es un gran avance y que, efectivamente, ha ayudado a ser más eficientes.

Sin embargo, desde un punto de vista operativo, el tener que imprimir documentos en papel para firmarlos continúa generando ineficiencias en la operación de cualquier empresa.

Un ejemplo claro es la operación de una financiera

El proceso de originación de un crédito involucra la firma de numerosos documentos para poder armar el expediente de cada acreditado.

Una financiera con presencia nacional tiene clientes ubicados en diferentes ciudades del país.

Aunque existan herramientas que permiten el análisis de su capacidad crediticia en segundos, el transporte a mesa de control de todos estos expedientes genera atrasos innecesarios para poder otorgar un crédito.

En caso de operar de manera digital, las financieras podrían operar en una fracción del tiempo comparado con el utilizado al operar con papel.

Sin embargo, el camino para poder dejar de utilizar papel no ha sido fácil.

Cambiar nuestra mentalidad de que un documento digital tiene la misma validez jurídica que uno en papel continúa siendo la principal limitante.

En mi opinión, esto se debe a una falta de conocimiento.

uncitral

Las firmas electrónicas están reguladas desde hace más de 20 años

Cuando el comercio electrónico comenzó a despegar en la década de los 90, los países miembros de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional  (CNUDMI) tuvieron la necesidad de eliminar los obstáculos innecesarios ocasionados al comercio internacional por la falta de un régimen jurídico uniforme que lo regulara.

Los socios comerciales necesitaban tener un texto normativo que regulara las nuevas tecnologías de comunicación utilizadas en sus relaciones de negocios.

El primer gran reto del comercio electrónico era poder ampliar el significado de “escrito,” “firma” y de “original,” para poder emplear documentos electrónicos.

El criterio de equivalencia funcional

Para lograr esto, el grupo de trabajo encargado de la redacción de la Ley Modelo sobre Comercio Electrónico de 1996 adoptó un criterio de “equivalencia funcional.”

Este criterio se basa en el análisis de los objetivos y funciones del requisito tradicional de presentar un documento por escrito en papel y determinar cómo un documento electrónico los puede satisfacer de igual manera.

En este sentido, la Ley Modelo sobre Comercio Electrónico estableció las siguientes equivalencias funcionales:

  • Escrito. Cuando la información de un mensaje de datos (archivo electrónico) pueda ser consultada ulteriormente.
  • Firmado. Cuando el método utilizado identifique al firmante de un mensaje de datos y que confirme que dicho firmante aprueba la información contenida en el mensaje de datos, y
  • Original. Cuando se posible comprobar que el documento no sufrió modificaciones después de firmado.

Los requisitos de validez de las firmas  electrónicas

Pocos años después, se dictaminó la Ley Modelo sobre Firmas Electrónicas dónde se estableció que cualquier tipo de tecnología de firma electrónica es válida, siempre y cuando:

  1. Sea posible vincular a los firmantes con el mensaje de datos, y
  2. Que sea posible detectar cualquier alteración al documento posteriormente a su firma.

La firma electrónica es un tema medular en el proceso de transformación digital.

Sin una firma electrónica válida, cualquier documento que tengamos almacenado en nuestro disco duro no es más que una copia escaneada del documento impreso que tenemos que seguir guardando físicamente.

¿Cómo cumplir con los requisitos para que una firma electrónica sea válida?

Para poder cumplir con estos requisitos, los proveedores de firmas electrónicas utilizan herramientas que capturan información de los firmantes.

Por ejemplo, el correo electrónico, la fecha y hora de firma, número de celular, IP, geolocalización o biométricos.

Posteriormente, estos datos son incluidos dentro del mismo documento firmado en forma de una certificación.

firma electrónica
Ejemplo de certificado de firma electrónica.

Los documentos también son protegidos contra cambios y se implementan controles criptográficos como el uso de huellas digitales (hash) para poder garantizar que la información se mantuvo íntegra.

Ahora bien, si comparamos los niveles de seguridad de utilizar un documento firmado en papel comparado con uno firmado de manera electrónica, es evidente que es mucho más complicado falsificar uno electrónico.

Si alguien quisiera falsificar un pagaré con la firma de cualquier persona, lo único que necesita hacer es practicar el trazo de su firma un par de días, imprimir un machote y firmarlo.

A menos que solicites un dictamen de un perito en grafoscopía, es muy fácil que un defraudador lo ejecute en tu contra.

Que gane el juicio o no es otro boleto, pero por lo menos ya te metió en un problema que te va a llevar semanas en resolverlo.

Es mucho más difícil falsificar un documento firmado electrónicamente

Para poder falsificar un documento firmado de manera electrónica, se necesitaría que alguien tenga acceso a tu correo electrónico, celular o IP.

Y, aparte, que no te des cuenta que llegó una solicitud de firma de un documento electrónico por cualquier otro medio.

Por otro lado, en caso de utilizar un software de firma con biométricos, se requeriría que alguien grabe un video con tu rostro también o tenga acceso a tu huella digital.

Las probabilidades de que alguien utilice una plataforma para firmar electrónicamente, tenga acceso a tu correo electrónico y firme un documento son muy bajas.

Se requiere de un gran nivel de expertise para lograr romper con todas las medidas de seguridad de Gmail, por ejemplo, para hacer una falsificación de ese grado.

Y, aun cuando tenga acceso a tu cuenta de correo, es muy fácil que te des cuenta de que recibiste una solicitud de firma de un documento a tu bandeja de entrada de tu correo.

Ya sea por una notificación del mismo proveedor de firma electrónica o porque viste el correo con una la solicitud de firma en tu iPad.

Otras ventajas de usar firmas electrónicas

¿De qué manera podrías darte cuenta de que una persona imprimió un contrato en papel y firmó a tu nombre? ¿Qué nivel de capacidad intelectual necesitas para poder falsificar una firma con pluma?

¿Cómo sabes que tu contraparte, en efecto, fue quien firmó con su puño el contrato que te enviaron por paquetería? ¿Qué tan difícil es cambiarle la fecha a un contrato impreso?

Cuando comparas el nivel de dificultad para falsificar un documento escrito con uno electrónico, si me preguntas a mí, es un chiste.

Los beneficios de poder firmar un documento en cualquier parte del mundo, con tu celular, de forma inmediata, sin tener que imprimirlo ni enviarlo por paquetería, las ventajas son enormes.

Operar de manera digital cualquier tipo de operación que requiera el intercambio y firma de documentos nos ahorraría los gastos de papelería, paquetería, el tiempo que se necesita para transportar los documentos de forma física.

El tiempo que tiene que dedicarle el representante legal de una empresa para firmar todos los documentos de cada transacción.

El futuro es claro y hay que subirse al tren

Todos los trámites con oficinas de gobierno podrían llevarse a cabo en línea, sin tener que moverse a ningún lado a dejar papeles.

Los juicios podrían llevarse a cabo por Internet y los juzgados ya no tendrían que guardar montañas de expedientes cosidos a mano como si no existieran las computadoras.

Imagínate las horas que podrías ahorrarte todos los meses de estar en el tráfico.

La tecnología ya está disponible y los beneficios son enormes.

En el momento que utilicemos firmas electrónicas de manera general, vamos a recordar el tiempo que nos tomaba gestionar un trámite utilizando papel como si estuviéramos hablando del paleolítico.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on google
Google+
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agiloft a Leader in 2020 Gartner Magic Quadrant for Contract Life Cycle Management.

If you have been evaluating contract management software, this report is a must-read.